Gracias a vuestro esfuerzo y trabajo habéis conseguido profundizar en el conocimiento del apasionante mundo del flamenco, un estilo musical vivo y en constante evolución.


También habéis conseguido experimentar digitalmente con el sonido, realizar una presentación e incluso grabar un palo flamenco interpretado por vosotros. ¡Menudos maestros de este arte!


El flamenco ya está dentro de vuestras vidas, por lo que os animo a que lo saboreéis y alimentéis con audiciones, recitales o certámenes flamencos.